Berliner Boersenzeitung - No todo es fútbol: el críquet femenino, en pleno auge en Brasil

EUR -
AED 4.011166
AFN 77.123349
ALL 100.441338
AMD 423.718062
ANG 1.962531
AOA 956.099223
ARS 1000.97698
AUD 1.616902
AWG 1.967339
AZN 1.86083
BAM 1.955631
BBD 2.19861
BDT 127.948966
BGN 1.957837
BHD 0.411265
BIF 3135.029648
BMD 1.092056
BND 1.462174
BOB 7.524351
BRL 5.929101
BSD 1.088906
BTN 90.953357
BWP 14.665735
BYN 3.562993
BYR 21404.294185
BZD 2.194911
CAD 1.489728
CDF 3131.474361
CHF 0.998984
CLF 0.036085
CLP 995.704135
CNY 7.917846
CNH 7.941824
COP 4289.955662
CRC 569.150919
CUC 1.092056
CUP 28.939479
CVE 110.789494
CZK 25.358196
DJF 193.88328
DKK 7.470649
DOP 64.364449
DZD 146.651353
EGP 52.376483
ERN 16.380837
ETB 62.908575
FJD 2.425242
FKP 0.841495
GBP 0.859785
GEL 2.981739
GGP 0.841495
GHS 16.769554
GIP 0.841495
GMD 73.987208
GNF 9374.19161
GTQ 8.477558
GYD 227.720362
HKD 8.526886
HNL 26.970674
HRK 7.543867
HTG 143.927588
HUF 392.441605
IDR 17597.988207
ILS 3.946116
IMP 0.841495
INR 91.207793
IQD 1426.476987
IRR 45961.903735
ISK 149.481023
JEP 0.841495
JMD 170.725277
JOD 0.773944
JPY 172.353754
KES 138.838027
KGS 93.15651
KHR 4470.614473
KMF 495.033049
KPW 982.850625
KRW 1501.690104
KWD 0.333929
KYD 0.907422
KZT 516.425466
LAK 24110.920777
LBP 97511.591018
LKR 329.421592
LRD 212.341689
LSL 19.589011
LTL 3.224557
LVL 0.660574
LYD 5.281545
MAD 10.687178
MDL 19.241341
MGA 4869.580068
MKD 61.519695
MMK 3546.954724
MNT 3767.592977
MOP 8.756945
MRU 43.110282
MUR 50.977579
MVR 16.872676
MWK 1888.137175
MXN 19.242902
MYR 5.099359
MZN 69.782357
NAD 19.589011
NGN 1747.595508
NIO 40.086543
NOK 11.752481
NPR 145.525451
NZD 1.783094
OMR 0.419994
PAB 1.088906
PEN 4.094847
PGK 4.260633
PHP 63.790807
PKR 303.151458
PLN 4.259433
PYG 8210.29198
QAR 3.976449
RON 4.976721
RSD 117.020509
RUB 95.44177
RWF 1426.576978
SAR 4.096048
SBD 9.216317
SCR 15.238589
SDG 656.325922
SEK 11.642014
SGD 1.465216
SHP 0.841495
SLE 24.95053
SLL 22899.86864
SOS 622.346332
SRD 32.330354
STD 22603.350742
SVC 9.528178
SYP 2743.823427
SZL 19.59831
THB 39.508437
TJS 11.5969
TMT 3.822195
TND 3.415409
TOP 2.573375
TRY 36.133401
TTD 7.391363
TWD 35.528184
TZS 2918.248343
UAH 44.666948
UGX 4028.652586
USD 1.092056
UYU 43.772084
UZS 13779.811688
VEF 3956029.59942
VES 39.836596
VND 27754.598812
VUV 129.651093
WST 3.061697
XAF 655.900438
XAG 0.035459
XAU 0.000453
XCD 2.951336
XDR 0.824729
XOF 655.900438
XPF 119.331742
YER 273.368915
ZAR 19.606716
ZMK 9829.816816
ZMW 27.848598
ZWL 351.64153
No todo es fútbol: el críquet femenino, en pleno auge en Brasil
No todo es fútbol: el críquet femenino, en pleno auge en Brasil / Foto: CARL DE SOUZA - AFP

No todo es fútbol: el críquet femenino, en pleno auge en Brasil

En un patio de cemento de una comunidad pobre de Brasil, un grupo de chicos corre a toda velocidad detrás de una pelota. Pero la escena es extraña: no juegan al fútbol, el deporte rey del país, sino al críquet.

Tamaño del texto:

Ocurre en Poços de Caldas, una ciudad de 170.000 habitantes que se convirtió en la capital de este juego en la tierra de Pelé y Neymar.

Contra todo pronóstico, Brasil es una fuerza emergente en el críquet, especialmente por su equipo nacional femenino, que obtuvo contratos en 2020, convirtiéndose en el primer país en profesionalizar a las mujeres antes que a los hombres.

La mayoría de sus jugadores aprendieron en uno de los 63 programas para jóvenes de la organización Cricket Brasil, cuyo presidente es el exjugador profesional Matt Featherstone, un inglés casado con una brasileña que llegó al país hace 20 años.

"Mi esposa piensa que estoy loco" por enseñar críquet a los brasileños, bromea Featherstone, de 51 años, todavía un atleta de entusiasmo contagioso.

Su carisma ha convertido a Poços de Caldas, una pequeña localidad en la región cafetera del sudeste brasileño, en lo que el alcalde Sergio Azevedo se enorgullece de enunciar como "la única ciudad en Brasil donde más chicos juegan al críquet que al fútbol".

- Al ritmo de samba -

Featherstone trató en un primer momento de transmitir su amor por el críquet en escuelas privadas, pero allí competía con el rugby, el hockey, la vela y "todo lo que te puedas imaginar", cuenta.

En cambio en los barrios pobres, donde la opción es "fútbol o fútbol", descubrió familias dispuestas a acoger nuevos deportes.

A diferencia de Inglaterra, donde el críquet es generalmente un deporte de hombres de la alta sociedad, "aquí tenemos una hoja en blanco para convertirlo en lo que queramos", dice.

Roberta Moretti Avery, la capitana del equipo femenino, recuerda el momento en que descubrió el críquet en televisión.

"No me llevé la mejor impresión", recuerda Avery, de 36 años.

"No lo entendí, solo vi a toda esa gente vestida de blanco, y me pareció que duraba una eternidad", describe.

Pero a la vez le recordó un juego brasileño callejero conocido como "bats" o "taco".

La historia cuenta que los esclavos brasileños inventaron ese juego con palos de escoba y botellas, después de ver cómo se entretenían con el críquet los británicos que llegaron para construir los ferrocarriles de Brasil en el siglo XIX.

El entusiasmo y la apertura de Cricket Brasil terminaron convenciendo a Avery.

"La forma en que se desarrolló el críquet aquí fue realmente genial. Lo hemos hecho divertido", dice Avery.

Así, el equipo femenino toca funk brasileño en los entrenamientos, samba antes de los partidos y prefiere las fiestas a todo volumen al té con sándwiches de pepino.

- Expandiendo horizontes -

Gracias a los proyectos lanzados en 2009, Poços de Caldas cuenta con más de 5.000 jugadores.

Cricket Brasil quiere llegar a 30.000 y expandirse a otras ciudades.

Algunas jugadoras ganaron reconocimiento internacional, como Laura Cardoso, que con solo 16 años copó titulares al eliminar cinco adversarios en los últimos seis lanzamientos contra Canadá, durante las calificaciones para el Mundial.

Una hazaña nunca lograda en un internacional femenino T20.

Recién regresada de una experiencia profesional en Dubai, Cardoso bien podría convertirse en una de las mejores del mundo, dice Featherstone. Pero la joven fenómeno, ahora de 17 años, se lo toma con calma.

"Oh, Dios mío, ¿qué hice para llegar aquí?", dice entre risas, cerca del centro de entrenamiento de la selección, donado por el gobierno de la ciudad.

El combinado femenino de Brasil ocupa actualmente el puesto 28 en el ránking internacional T20 y apunta más alto, tras ganar cuatro de los últimos cinco campeonatos sudamericanos en el que apenas participan un puñado de países.

Con el éxito, vino además el dinero del Consejo Internacional de Cricket y los patrocinadores.

El presupuesto anual de Cricket Brasil creció de alrededor de 5.000 USD hace una década a 350.000 USD, lo que permitió a la organización lanzar un programa de entrenadores y enviar a jóvenes promesas a la universidad.

La vida de algunos jugadores cambió, como la de Lindsay Mariano, de 20 años.

"Antes de jugar, ni siquiera tenía pasaporte", dice, en un descanso del entrenamiento para la próxima gira de la selección nacional por África. "Ahora, he viajado por todo el mundo gracias al críquet".

(K.Lüdke--BBZ)