Berliner Boersenzeitung - El pangolín se acerca a la extinción en Liberia por su carne y sus codiciadas escamas

EUR -
AED 3.93191
AFN 74.934023
ALL 100.192131
AMD 415.522218
ANG 1.928991
AOA 915.808176
ARS 969.607303
AUD 1.607077
AWG 1.926886
AZN 1.778553
BAM 1.951156
BBD 2.161036
BDT 125.761858
BGN 1.956169
BHD 0.403409
BIF 3063.748671
BMD 1.070492
BND 1.447841
BOB 7.396396
BRL 5.838506
BSD 1.070343
BTN 89.523495
BWP 14.483394
BYN 3.502265
BYR 20981.647082
BZD 2.157465
CAD 1.464979
CDF 3048.762005
CHF 0.954366
CLF 0.036176
CLP 998.212863
CNY 7.771879
CNH 7.805778
COP 4458.011234
CRC 559.463235
CUC 1.070492
CUP 28.368043
CVE 110.686817
CZK 24.905857
DJF 190.247651
DKK 7.45887
DOP 63.212278
DZD 144.025914
EGP 51.07233
ERN 16.057383
ETB 61.576478
FJD 2.400847
FKP 0.83991
GBP 0.845656
GEL 2.965407
GGP 0.83991
GHS 16.217803
GIP 0.83991
GMD 72.55263
GNF 9200.880601
GTQ 8.306928
GYD 223.927047
HKD 8.35525
HNL 26.789047
HRK 7.513183
HTG 142.013942
HUF 396.775824
IDR 17650.864132
ILS 3.992931
IMP 0.83991
INR 89.508509
IQD 1402.344779
IRR 45067.721549
ISK 149.098451
JEP 0.83991
JMD 166.455386
JOD 0.758656
JPY 170.137073
KES 137.555396
KGS 93.022453
KHR 4421.133413
KMF 492.373125
KPW 963.443119
KRW 1490.10337
KWD 0.328288
KYD 0.891969
KZT 492.872346
LAK 23499.981845
LBP 95916.101312
LKR 326.742344
LRD 207.675494
LSL 19.268445
LTL 3.160885
LVL 0.64753
LYD 5.19729
MAD 10.659929
MDL 19.137274
MGA 4792.593612
MKD 61.522827
MMK 3476.916902
MNT 3693.198188
MOP 8.604441
MRU 42.073804
MUR 49.938409
MVR 16.469537
MWK 1855.699432
MXN 19.651807
MYR 5.047388
MZN 68.185043
NAD 19.268584
NGN 1593.963098
NIO 39.372921
NOK 11.287168
NPR 143.238419
NZD 1.748128
OMR 0.412086
PAB 1.070353
PEN 4.082001
PGK 4.174438
PHP 63.015557
PKR 298.130219
PLN 4.327029
PYG 8054.829277
QAR 3.897127
RON 4.976291
RSD 117.054866
RUB 93.535166
RWF 1407.69724
SAR 4.015933
SBD 9.035137
SCR 14.617603
SDG 643.36556
SEK 11.237032
SGD 1.449981
SHP 1.352513
SLE 24.457859
SLL 22447.688199
SOS 611.251125
SRD 32.856082
STD 22157.027184
SVC 9.365797
SYP 2689.644219
SZL 19.268261
THB 39.328833
TJS 11.37234
TMT 3.746723
TND 3.343687
TOP 2.52433
TRY 35.153759
TTD 7.26963
TWD 34.629143
TZS 2810.042285
UAH 43.374273
UGX 4008.459751
USD 1.070492
UYU 42.160052
UZS 13531.021458
VEF 3877914.225098
VES 38.89468
VND 27249.378901
VUV 127.090948
WST 2.998037
XAF 654.393412
XAG 0.034787
XAU 0.000453
XCD 2.893059
XDR 0.812363
XOF 654.606448
XPF 119.331742
YER 267.99783
ZAR 19.24138
ZMK 9635.713166
ZMW 27.266106
ZWL 344.698051
El pangolín se acerca a la extinción en Liberia por su carne y sus codiciadas escamas
El pangolín se acerca a la extinción en Liberia por su carne y sus codiciadas escamas

El pangolín se acerca a la extinción en Liberia por su carne y sus codiciadas escamas

Emmanuel aprovecha la oscura noche durante la estación seca en Liberia para salir de caza armado de un fusil y un machete. Esa es la hora en que el tímido pangolín sale a buscar hormigas o termitas en el bosque.

Tamaño del texto:

Este animal del tamaño de un gato es el único mamífero con escamas del mundo y es muy apreciado en Liberia por su carne dulzona y por sus escamas que en Asia se usan para la medicina tradicional.

Emmanuel, de 58 años, cultiva bananas y pimientos en una aldea del distrito de Gbarpolu, a cinco horas en coche de la capital Monrovia, pero sus diez hijos han podido ir a la escuela gracias a que caza pangolines y monos.

El pangolín está amenazado de extinción y es uno de los animales más traficados del mundo. Hasta 2013, el principal origen de este tráfico era Asia, pero la merma de ejemplares llevó a África a convertirse en el principal proveedor.

La convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) prohibió en 2016 el tráfico internacional de pangolines, ya que algunas categorías de este mamífero están situadas en la lista roja de especies amenazadas de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

En Liberia este animal goza de protección desde 2016, pero para Emmanuel y otros aldeanos de este país empobrecido por 14 años de guerra civil y la epidemia de ébola, el pangolín es un medio de subsistencia.

"Lo matamos y lo comemos", explica Emmanuel a AFP. "Después, vendemos las escamas".

"No tenemos elección", se justifica el hombre durante una caza furtiva.

- Terreno propicio -

Las escamas del animal, que vive únicamente en África y Asia, alimentan una extensa red de tráfico internacional.

En China y Vietnam se emplean para tratar la artritis, las úlceras, los tumores o los dolores menstruales, unas virtudes que nunca han sido probadas científicamente. Un kilo de escamas se vendía a 355 dólares en China en 2019 y por 700 dólares en Laos, según un estudio de la fundación Wildlife Justice Comission.

En los últimos años toneladas de escamas han sido decomisadas por agentes aduaneros en todo el mundo.

Para los traficantes, Liberia es un terreno propicio. Más del 40% de su superficie está cubierta de bosques y el gobierno es débil.

La sociedad todavía no se recupera de dos guerras civiles que dejaron 250.000 muertos y de la epidemia del ébola entre 2014 y 2016, que dejó 4.800 fallecidos.

Y la demanda es alta. "Hay gente que compra, es por eso que vendemos", dice un hombre de unos 50 años, jefe de los cazadores de una aldea.

Los compradores llegan a estas aldeas pobres con casas de muros de adobe y techos de plancha en la linde de frondosas selvas, explican los cazadores, que prefieren no revelar su identidad.

Entre los lugareños aseguran que son liberianos quienes suministran las escamas a intermediarios en Monrovia. El rastro de la mercancía se pierde a partir de allí.

Pero en 2021 casi no llegó ningún comprador. Puede ser que la pandemia del covid-19, durante la que el pangolín ha aparecido durante mucho tiempo como sospechoso, haya ralentizado el negocio.

En 2020, Pekín prohibió el comercio y el consumo de animales salvajes y retiró los ingredientes procedentes del pangolín de la lista oficial del recetario tradicional chino. Y Hong Kong, centro del comercio internacional de especies amenazadas, catalogó en agosto el tráfico de animales salvajes como crimen organizado.

Un joven cazador asegura que al menos ha conseguido vender todas sus escamas en los últimos meses. Según distintas fuentes conocedoras de las tarifas, un pequeño saco de escamas cuesta algunos dólares.

En el país, un 44% de sus habitantes vive con menos de 1,9 dólares diarios. El dinero del pangolín sirve para comprar productos de primera necesidad como jabón, aseguran varias fuentes.

Incluso si el tráfico se reduce, los lugareños buscan el pangolín para el consumo propio.

En una aldea, una mujer sale de su casa con una cría de pangolín en brazos. Su marido encontró al pequeño con su madre dos días antes.

¿Qué le pasó a la madre? "Nos la comimos enseguida", responde la mujer entre risas.

- Escamas por todos lados -

Cerca del mercado Rally Market de Monrovia, un guarda forestal riega con carburante una pila de carne confiscada y enciende una cerilla. En la pila se consumen los cadáveres de monos y al menos el de un pangolín.

A su alrededor, una decena de mujeres se enfadan y los insultan. Comfort Saah está ciega de ira: están ardiendo 3.000 dólares en mercancía, una pequeña fortuna en el país. "¿Cómo lo haré para enviar a mis hijos a la escuela? ¿Cómo lo haré para sobrevivir?", se lamenta.

Desde que el animal está protegido en Liberia, su caza y comercialización está penada con hasta 5.000 dólares y seis meses en prisión. Después de años tratando de sensibilizar, los servicios forestales han decidido pasar a la acción con operaciones contundentes.

"Todos los días, los cazadores furtivos matan a nuestras especies protegidas" para un negocio que "destruye nuestro patrimonio natural", asegura Edward Appleton, que dirige la lucha contra el tráfico en la autoridad forestal.

El agente se desespera de la concepción utilitaria de este animal y las antiguas costumbres de consumo en las zonas rurales, donde se aprecian pocas señales de la prohibición de la caza furtiva.

En tres aldeas del distrito de Gbarpolu visitadas por AFP se encuentran escamas de pangolín por todos lados. La mayoría de aldeanos las disimulan en pequeñas cantidades en bolsas en sus casas, pero algunos no dudan en mostrar sus sacos llenos.

- "Casi al final" -

Casi 900.000 pangolines fueron vendidos en el mundo entre 2000 y 2019, indicó hace un año la oenegé Traffic.

La cantidad de ejemplares en estado salvaje de esta especie es un misterio, dicen los especialistas. Pero los pocos datos disponibles ya bastan para temer un fuerte retroceso de su población.

El número de animales cazados "ha aumentado" estos últimos años, se preocupa Phillip Tem Dia, especialista de la oenegé londinense Flora y Fauna Internacional (FFI) en Liberia.

Según un estudio de la agencia estadounidense USAID, entre 650.000 y 8,5 millones de pangolines han sido sacados de su hábitat entre 2009 y 2020 en África Occidental.

Para Matthew Shirley, copresidente del grupo de pangolines en la UICN, es "totalmente irrealista" esperar que gente pobre renuncie a una fuente de alimentación tan rica en proteínas. El acento debe ponerse en la conservación, entiende.

Pero el hecho de que sea un animal solitario, difícil de alimentar y que se estresa fácilmente, complica los esfuerzos.

En el Libassa Wildlife Sanctuary, abierto en 2017 cerca de Monrovia, acogen animales salvajes confiscados a personas que los tenían como animales de compañía o destinados al tráfico. Luego intentan reintroducirlos en su hábitat o, cuando no es posible, de cuidarlos hasta el fin de sus días.

Muchos mueren de estrés en cautividad, pese a los cuidados dispensados, explica la directora, la belga Julie Vanassche. "Son animales muy sensibles", explica.

El Libassa Wildlife Sanctuary es la única institución en Liberia que acude en socorro de los pangolines. Desde su apertura ha reintroducido 42 en la naturaleza, pero eso no es más que una gota en el océano.

"Hay que actuar rápido, estamos casi al final", alertó Vanassche.

(U.Gruber--BBZ)