Berliner Boersenzeitung - Atafona, el balneario brasileño que está desapareciendo bajo el mar

EUR -
AED 3.906704
AFN 76.817546
ALL 101.061602
AMD 420.445721
ANG 1.916268
AOA 885.936569
ARS 924.127111
AUD 1.659928
AWG 1.914792
AZN 1.809662
BAM 1.957011
BBD 2.146829
BDT 116.692227
BGN 1.956481
BHD 0.401048
BIF 3051.965949
BMD 1.063773
BND 1.451198
BOB 7.373495
BRL 5.608752
BSD 1.063258
BTN 88.904191
BWP 14.696096
BYN 3.479654
BYR 20849.95908
BZD 2.143227
CAD 1.470315
CDF 2967.92823
CHF 0.970379
CLF 0.038111
CLP 1051.592896
CNY 7.700123
CNH 7.726724
COP 4184.959108
CRC 532.5246
CUC 1.063773
CUP 28.189996
CVE 110.333291
CZK 25.260392
DJF 189.347196
DKK 7.46087
DOP 62.818291
DZD 143.400961
EGP 51.594038
ERN 15.956601
ETB 60.499577
FJD 2.424322
FKP 0.853957
GBP 0.85472
GEL 2.839865
GGP 0.853957
GHS 14.279704
GIP 0.853957
GMD 72.150447
GNF 9138.656371
GTQ 8.270041
GYD 222.625701
HKD 8.33175
HNL 26.250248
HRK 7.531686
HTG 140.987264
HUF 394.798051
IDR 17315.891016
ILS 3.996506
IMP 0.853957
INR 89.010124
IQD 1392.862112
IRR 44758.267018
ISK 150.694384
JEP 0.853957
JMD 165.172233
JOD 0.753895
JPY 164.351908
KES 139.882803
KGS 94.788702
KHR 4299.661275
KMF 492.367662
KPW 957.396453
KRW 1480.224725
KWD 0.327812
KYD 0.886048
KZT 477.255397
LAK 22615.785439
LBP 95216.138941
LKR 319.207573
LRD 205.308105
LSL 20.107997
LTL 3.141046
LVL 0.643466
LYD 5.139181
MAD 10.814694
MDL 18.926537
MGA 4673.848942
MKD 61.581622
MMK 2232.882042
MNT 3670.018676
MOP 8.577328
MRU 42.205167
MUR 49.673935
MVR 16.429993
MWK 1843.023414
MXN 18.135794
MYR 5.097565
MZN 67.539433
NAD 20.109316
NGN 1220.895492
NIO 39.134222
NOK 11.670898
NPR 142.246706
NZD 1.807029
OMR 0.409491
PAB 1.063258
PEN 3.96628
PGK 4.026492
PHP 60.624982
PKR 295.858522
PLN 4.358632
PYG 7873.79947
QAR 3.872933
RON 4.977079
RSD 117.137386
RUB 99.27669
RWF 1370.348177
SAR 3.990419
SBD 9.015676
SCR 14.432049
SDG 623.371123
SEK 11.622246
SGD 1.45096
SHP 1.344025
SLE 24.304353
SLL 22306.80068
SOS 607.938902
SRD 37.002826
STD 22017.962095
SVC 9.303759
SYP 2672.76303
SZL 20.267545
THB 38.99049
TJS 11.626887
TMT 3.723207
TND 3.310991
TOP 2.542953
TRY 34.562748
TTD 7.217399
TWD 34.577918
TZS 2755.173028
UAH 42.080846
UGX 4077.523783
USD 1.063773
UYU 41.365603
UZS 13468.336225
VEF 3853575.107604
VES 38.548093
VND 26902.829854
VUV 126.293348
WST 2.982404
XAF 656.363256
XAG 0.037492
XAU 0.000445
XCD 2.8749
XDR 0.8079
XOF 656.363256
XPF 119.331742
YER 266.28911
ZAR 20.235413
ZMK 9575.231212
ZMW 26.661251
ZWL 342.534608
Atafona, el balneario brasileño que está desapareciendo bajo el mar
Atafona, el balneario brasileño que está desapareciendo bajo el mar

Atafona, el balneario brasileño que está desapareciendo bajo el mar

Los buitres merodean en la arena, entre escombros de las últimas casas destruidas por el mar. Atafona, un balneario apacible al norte de Rio de Janeiro, sufre una erosión crónica agudizada por el calentamiento que la transformó en un paisaje apocalíptico.

Tamaño del texto:

Debido a una combinación de factores naturales y humanos, el mar avanza hasta seis metros por año y ya ha sumergido más de 500 casas en una franja de 2 km. Una de las próximas será la del empresario Joao Waked Peixoto.

Caminando junto a un revoltijo de vigas y azulejos, Waked Peixoto muestra cómo sucumbió la última vivienda que separaba la suya del mar: resta apenas el fondo de un cuarto azul en el que fragmentos de revistas, una bicicleta y otras señales de vida reciente son sacudidas por el viento.

En el área de riesgo, siguen en pie solo 180 casas con 302 habitantes.

"¿Cuándo tendremos que salir nosotros? Es una incógnita, el mar avanzó de tres a cuatro metros en 15 días, nuestro muro puede no estar aquí la próxima semana", cuenta a la AFP Waked Peixoto, que se mudó a Atafona junto a su familia durante la pandemia.

Como muchos residentes de Campos dos Goytacazes, una próspera ciudad al norte de Rio de Janeiro que recibe regalías del petróleo, su abuelo construyó en la cercana Atafona su casa de veraneo: un refugio de ambientes amplios con jardín.

"Será una pena perder esta casa, que guarda los recuerdos de mi familia entera, mis padres, hermanas... todos veníamos aquí", lamenta Waked Peixoto.

Pero será inevitable.

- Erosión extrema y crónica -

La erosión extrema, que coloca a Atafona entre el 4% del litoral mundial donde el mar consume más de cinco metros por año, se ha agudizado ahora por el cambio climático, con la "subida del nivel del mar" a largo plazo y "a corto y medio plazo con las resacas excepcionales y los periodos prolongados de lluvias y sequías", explica el geólogo Eduardo Bulhoes, de la Universidad Federal Fluminense.

Pero el balneario sufre un "problema crónico" desde hace décadas.

"El uso que el hombre hizo del río Paraíba do Sul [uno de los principales del sudeste de Brasil] en los últimos 40 años redujo drásticamente el volumen de sus aguas y su capacidad de transportar arena hacia la desembocadura", en Atafona, explica Bulhoes, enumerando actividades como la minería y los desvíos para la agricultura.

Con este "déficit" de sedimentos, la playa no se reabastece naturalmente y va cediendo ante el avance del mar.

A ello se suma la construcción de casas en la costa, que elimina la primera línea de defensa natural: las dunas de arena y la vegetación.

Sin esa protección, el mar fue mordiendo la superficie, dejando un cementerio sumergido de escombros y estructuras que tornó peligroso cualquier chapuzón y ahuyentó a los turistas.

La reducción del caudal del río ha afectado también a los pescadores.

"Los barcos grandes ya no pasan por el delta del río (...) y el dinero se va", dice a la AFP Elialdo Bastos Meirelles, que preside una colonia de pescadores de unos 600 miembros.

"El río está muerto", asegura.

- Irse o esperar -

Al menos tres propuestas fueron presentadas a la Alcaldía para frenar la erosión, que incluyen la construcción de escolleras o diques rompeolas para disminuir la fuerza del mar y la recuperación artificial de la playa transportando arena desde el fondo del delta del río.

Esta última, formulada por Bulhoes, se inspira en modelos de países como Holanda, España o Estados Unidos y se propone "construir junto con la naturaleza, utilizando su fuerza para recomponer el sistema de la playa".

Pero por ahora no ha salido nada del papel.

La Alcaldía de Sao Joao da Barra al que pertenece Atafona, paga un alquiler social de 1.200 reales (USD 230) a más de 40 familias desalojadas.

Pero afirma que cualquier plan depende de la aprobación de órganos ambientales y que "hasta ahora" no hay ningún proyecto con una solución definitiva, dijo a la AFP el subsecretario de Medio Ambiente del municipio, Alex Ramos.

Otros sostienen que falta voluntad política.

"Escuchamos promesas (...) Pero es una ciudad abandonada, un apocalipsis, dan ganas de llorar", clama Verónica Vieira, presidenta de la asociación de vecinos SOS Atafona.

Entre quienes todavía guardan esperanzas, está la jubilada Sonia Ferreira, 77, dueña de una imponente casa de dos pisos, que debió abandonar cuando el agua empezó a carcomer su muro trasero, en 2019.

Viuda, se mudó a un apartamento minúsculo que construyó en su propio terreno, a la espera de una solución. Cuando llegue, "pintaré la casa de nuevo y volveré a vivir aquí", sentencia.

(Y.Berger--BBZ)