Berliner Boersenzeitung - Después de Afganistán, Malí evidencia los límites de la lucha antiterrorista occidental

EUR -
AED 3.917207
AFN 76.404407
ALL 101.521982
AMD 421.425862
ANG 1.917145
AOA 893.306846
ARS 927.183226
AUD 1.657548
AWG 1.919938
AZN 1.809151
BAM 1.959248
BBD 2.147822
BDT 116.975883
BGN 1.955794
BHD 0.401978
BIF 3047.83514
BMD 1.066632
BND 1.449731
BOB 7.380922
BRL 5.582969
BSD 1.063703
BTN 88.99734
BWP 14.702275
BYN 3.480688
BYR 20905.993461
BZD 2.144223
CAD 1.469131
CDF 2975.904554
CHF 0.97151
CLF 0.037841
CLP 1044.158849
CNY 7.720603
CNH 7.728189
COP 4151.492982
CRC 532.991226
CUC 1.066632
CUP 28.265756
CVE 110.459413
CZK 25.25145
DJF 189.424894
DKK 7.461392
DOP 62.877168
DZD 143.747227
EGP 51.736785
ERN 15.999485
ETB 60.524248
FJD 2.424773
FKP 0.856252
GBP 0.856741
GEL 2.83728
GGP 0.856252
GHS 14.335096
GIP 0.856252
GMD 72.477546
GNF 9144.305272
GTQ 8.289512
GYD 223.150663
HKD 8.351939
HNL 26.356306
HRK 7.551928
HTG 140.993869
HUF 392.990176
IDR 17326.375397
ILS 4.040835
IMP 0.856252
INR 89.166036
IQD 1393.441751
IRR 44865.220252
ISK 150.309719
JEP 0.856252
JMD 165.389348
JOD 0.755925
JPY 164.682691
KES 141.329037
KGS 94.935718
KHR 4302.202666
KMF 494.487568
KPW 959.969461
KRW 1472.763208
KWD 0.328672
KYD 0.886436
KZT 477.671472
LAK 22630.805799
LBP 95257.738811
LKR 321.240464
LRD 206.180683
LSL 20.37001
LTL 3.149488
LVL 0.645195
LYD 5.191038
MAD 10.818139
MDL 19.008655
MGA 4667.135033
MKD 61.580205
MMK 2233.786009
MNT 3679.881871
MOP 8.59655
MRU 42.31862
MUR 49.647315
MVR 16.479543
MWK 1843.858275
MXN 18.100548
MYR 5.108131
MZN 67.732071
NAD 20.286954
NGN 1216.643277
NIO 39.152744
NOK 11.746411
NPR 142.39194
NZD 1.805148
OMR 0.410598
PAB 1.065781
PEN 4.01012
PGK 4.038537
PHP 61.006038
PKR 296.115221
PLN 4.338367
PYG 7872.614765
QAR 3.883073
RON 4.975627
RSD 117.129074
RUB 100.423425
RWF 1371.145883
SAR 4.001083
SBD 9.039906
SCR 14.41522
SDG 625.04622
SEK 11.676208
SGD 1.451324
SHP 1.347636
SLE 24.369672
SLL 22366.750331
SOS 609.583438
SRD 37.092673
STD 22077.13549
SVC 9.307275
SYP 2679.946096
SZL 20.243248
THB 39.240968
TJS 11.643784
TMT 3.738546
TND 3.373779
TOP 2.553464
TRY 34.638223
TTD 7.222661
TWD 34.508746
TZS 2749.690396
UAH 42.061205
UGX 4066.156613
USD 1.066632
UYU 41.462977
UZS 13524.897641
VEF 3863931.612074
VES 38.658557
VND 27097.794075
VUV 126.632762
WST 2.990419
XAF 655.835453
XAG 0.037786
XAU 0.00045
XCD 2.882627
XDR 0.80825
XOF 655.835453
XPF 119.331742
YER 267.031416
ZAR 20.248413
ZMK 9600.957844
ZMW 26.886269
ZWL 343.455172
Después de Afganistán, Malí evidencia los límites de la lucha antiterrorista occidental
Después de Afganistán, Malí evidencia los límites de la lucha antiterrorista occidental

Después de Afganistán, Malí evidencia los límites de la lucha antiterrorista occidental

La retirada del ejército francés de Malí tras nueve años de lucha antiyihadista evidencia los límites de una estrategia adoptada por los países occidentales en otras partes del mundo, especialmente en Afganistán: la primacía de la respuesta militar a un problema más profundo.

Tamaño del texto:

Muchas cosas separan la caótica salida de Estados Unidos de Kabul el pasado mes de agosto y la de Malí, anunciada este jueves por Francia y sus aliados europeos. Pero los puntos de convergencia son instructivos.

"El fracaso de Francia en Malí es muy parecido al de otros fracasos occidentales" en la lucha antiterrorista, resuma Colin Clarke, director de investigación en el Soufan Center, un centro de reflexión basado en Nueva York.

Para el experto, "Afganistán es probablemente el ejemplo más cercano, ya que la retirada tuvo lugar antes de que ninguno de los dos países alcanzara sus objetivos. En ambos casos a costa de la seguridad, lo que probablemente conduzca al crecimiento de los grupos yihadistas".

Y en ambos casos, las iniciativas occidentales fracasaron en su intento de crear estructuras estatales locales legítimas y resistentes: ejército, administración, gobierno.

En el Sahel, las acciones francesas contra los yihadistas vinculados a Al Qaida o al grupo Estado Islámico (EI) consiguieron contener su propagación, pero los Estados africanos no lograron reconquistar políticamente los territorios, a menudo demasiado extensos para los efectivos militares desplegados.

La operación Barkhane acorraló a los yihadistas, desmanteló sus redes y neutralizó a los líderes o jefes operativos.

Pero en Malí, como en Afganistán, Somalia o Siria, estas operaciones, "que muy rápidamente se consideran éxitos militares, esconden a menudo el germen de futuros conflictos más complejos", constata Bakary Sambé, director del Instituto Timbuktu de Dakar.

- Enemigo asimétrico -

"El contraterrorismo clásico, que parece contar con los favores de los socios internacionales, solo se ataca a los síntomas de un mal ya arraigado", agrega el experto, citando como raíces "la pobreza, el mal desarrollo, el mal gobierno y las injusticias".

Emily Estelle, analista del American Entreprise Institute (AEI) en Washington, establece un paralelismo entre Malí y un Afganistán sometido también al "reto fundamental de la gobernanza".

"Ninguna victoria militar será suficiente para derrotar una insurgencia cuando persisten lacras como la corrupción o los abusos de las fuerzas de seguridad", agrega.

De nuevo, un ejército occidental moderno abandona el terreno frente a un enemigo capaz de regenerarse renovando sus efectivos, de promover su odio a Occidente en las redes sociales y de proponer soluciones alternativas a una administración local deficiente.

Muchos expertos estiman que los soldados franceses deberían haberse retirado a partir de 2014, tras el éxito de la operación Serval, la predecesora de Barkhane.

"Ahora sabemos, desde Afganistán, que una operación exterior con muchas fuerzas occidentales desplegadas no puede durar eternamente", estima Alain Antil, del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI).

- Modelo talibán -

La comparación entre Malí y Afganistán inspira a los propios yihadistas. La toma del poder por los talibanes en agosto, diez años después de haber sido derrocados por los estadounidenses, consagra un modelo.

"Los salafistas yihadistas de Malí aprendieron del manual de instrucciones de los talibanes. Y su victoria valida la estrategia de otros grupos de ser pacientes y de socavar a su vez al gobierno local y a las fuerzas armadas extranjeras", estima Emily Estelle.

La lucha antiterrorista sigue buscando una fórmula. Francia intentó compartir el peso con una fuerza especial europea Takuba, que debía acompañar al ejército maliense en el combate. Fuera de Malí, deberá ahora reinventarse.

Sobre Afganistán, el presidente estadounidense Joe Biden anunció una estrategia sin presencia en el terreno, atacando desde el aire, "lo que de cierta manera es lo que Estados Unidos ha hecho en otros países como Yemen o Somalia durante años", explica Tore Hamming, del King's College de Londres.

"La idea de París de pasar de Barkhane hacia Takuba se basa globalmente en la misma lógica": "dedicar menos recursos y minimizar los riesgos", agrega el analista. Pero si puede neutralizar un jefe, "no es una estrategia para ganar la guerra contra los yihadistas".

(B.Hartmann--BBZ)