Berliner Boersenzeitung - El culto a la guerra al servicio del Kremlin en las calles de la antigua Stalingrado

EUR -
AED 3.984481
AFN 76.647787
ALL 100.147252
AMD 420.804469
ANG 1.954129
AOA 946.634516
ARS 1004.781094
AUD 1.640031
AWG 1.95535
AZN 1.847045
BAM 1.952432
BBD 2.189224
BDT 127.400242
BGN 1.954449
BHD 0.408884
BIF 3123.212634
BMD 1.084799
BND 1.458784
BOB 7.492077
BRL 6.046453
BSD 1.08433
BTN 90.766732
BWP 14.731589
BYN 3.548379
BYR 21262.056149
BZD 2.18563
CAD 1.493849
CDF 3071.065425
CHF 0.967533
CLF 0.037148
CLP 1025.123957
CNY 7.891474
CNH 7.908129
COP 4340.247387
CRC 574.409176
CUC 1.084799
CUP 28.747168
CVE 110.075127
CZK 25.411628
DJF 193.086936
DKK 7.46091
DOP 64.219225
DZD 146.325236
EGP 52.461412
ERN 16.271982
ETB 62.673392
FJD 2.440526
FKP 0.835903
GBP 0.840334
GEL 2.94526
GGP 0.835903
GHS 16.730141
GIP 0.835903
GMD 73.522263
GNF 9343.882328
GTQ 8.410492
GYD 226.848699
HKD 8.470028
HNL 26.850684
HRK 7.493736
HTG 143.123121
HUF 390.550892
IDR 17600.860256
ILS 3.931267
IMP 0.835903
INR 90.790987
IQD 1420.449804
IRR 45661.931677
ISK 149.701656
JEP 0.835903
JMD 169.377833
JOD 0.768687
JPY 169.249189
KES 143.733076
KGS 91.520895
KHR 4454.316554
KMF 491.142751
KPW 976.319284
KRW 1503.579939
KWD 0.33171
KYD 0.903541
KZT 513.793735
LAK 24021.564152
LBP 97097.212767
LKR 329.411783
LRD 211.435286
LSL 19.90237
LTL 3.203129
LVL 0.656184
LYD 5.24096
MAD 10.684071
MDL 19.234821
MGA 4918.515837
MKD 61.503909
MMK 3523.384132
MNT 3742.556177
MOP 8.719759
MRU 42.889019
MUR 50.519024
MVR 16.651883
MWK 1880.156835
MXN 19.61512
MYR 5.068197
MZN 69.318632
NAD 19.90237
NGN 1743.272025
NIO 39.911156
NOK 11.986322
NPR 145.226492
NZD 1.822043
OMR 0.417604
PAB 1.08423
PEN 4.074272
PGK 4.248671
PHP 63.455846
PKR 301.863502
PLN 4.279987
PYG 8204.8471
QAR 3.951684
RON 4.972607
RSD 117.071663
RUB 94.561266
RWF 1420.250148
SAR 4.06922
SBD 9.174799
SCR 14.74867
SDG 635.69193
SEK 11.687302
SGD 1.460188
SHP 0.835903
SLE 24.784726
SLL 22747.692057
SOS 619.631171
SRD 31.807347
STD 22453.14461
SVC 9.487634
SYP 2725.589887
SZL 19.898676
THB 39.237187
TJS 11.547581
TMT 3.807644
TND 3.370286
TOP 2.573848
TRY 35.609421
TTD 7.360304
TWD 35.577055
TZS 2912.684789
UAH 44.741723
UGX 4008.086277
USD 1.084799
UYU 43.884302
UZS 13654.446847
VEF 3929740.581046
VES 39.583962
VND 27515.921133
VUV 128.789522
WST 3.041351
XAF 654.827459
XAG 0.037398
XAU 0.000451
XCD 2.931723
XDR 0.817789
XOF 654.827459
XPF 119.331742
YER 271.578928
ZAR 19.9627
ZMK 9764.493785
ZMW 28.109513
ZWL 349.304766
El culto a la guerra al servicio del Kremlin en las calles de la antigua Stalingrado
El culto a la guerra al servicio del Kremlin en las calles de la antigua Stalingrado / Foto: Kirill Kudryavtsev - AFP

El culto a la guerra al servicio del Kremlin en las calles de la antigua Stalingrado

A orillas del río Volga, Stalingrado, ahora llamada Volgogrado, fue escenario de una cruenta batalla en la Segunda Guerra Mundial y perpetúa desde entonces un imaginario bélico que ayuda a justificar la actual ofensiva rusa en Ucrania.

Tamaño del texto:

La victoria de la Unión Soviética contra Hitler en Stalingrado en febrero de 1943 supuso un vuelco en ese conflicto. Más de un millón de personas murieron durante la batalla, una de las más sangrientas de la historia.

En el Mamáyev Kurgán, una colina en la que se libraron terribles combates, los soviéticos inauguraron en 1967 un faraónico memorial coronado con una estatua de la Madre Patria, con el rostro deformado por la rabia y una espada levantada hacia el cielo.

En un atardecer de junio, familias, grupos de estudiantes, ancianos y parejas enamoradas pasean por el lugar bajo la mirada de esculturas de soldados talladas en la roca.

Dmitri Stepanov, de 51 años, acude a este memorial cada vez que visita la ciudad. Para él, hay una continuidad entre el conflicto de Ucrania, el de Chechenia, el de Afganistán y la batalla contra la Alemania nazi.

"En cada uno de ellos, los jóvenes han conseguido logros. Lo han hecho por Rusia, eso quiere decir que el patriotismo no se apaga", estima Stepanov, que trabaja en la industria agroalimentaria.

El presidente ruso Vladimir Putin también ha establecido paralelismos entre la resistencia contra Hitler, glorificada en las escuelas y los medios públicos rusos, y la ofensiva en Ucrania.

Al ordenar el inicio de la operación militar el 24 de febrero, invocó la necesidad de "desnazificar" este país donde, según él, los "neonazis" tomaron el poder tras la revolución proeuropea de la plaza Maidan en 2014.

"Antes, era contra el fascismo. Ahora, es contra el neofascismo", admite Alexander Grachev, un empresario de 50 años, en una calle de Volgogrado, el nuevo nombre dado a la ciudad en 1961, cuando el Kremlin decidió terminar con el culto a la personalidad de Stalin.

Grachev estima que la ofensiva en Ucrania es resultado de "un divorcio" que terminó mal entre Kiev y Moscú tras la caída de la Unión Soviética.

- Lenin, Stalin y Putin -

La antigua Stalingrado es el epicentro de un turismo impregnado de nostalgia de la era soviética. En las tiendas de recuerdos, se venden decenas de emblemas de la URSS junto a imanes de Lenin, Stalin y Putin.

Y, como en muchas ciudades rusas, en sus fachadas y a lo largo de sus avenidas han aparecido símbolos con la letra "Z", el emblema de las tropas de Moscú en Ucrania.

"¡Por los nuestros, Stalingrado!", proclaman unas pancartas cerca de la estación de Volgogrado, también decoradas con la letra Z.

"No abandonaremos a los nuestros. Hace falta que el patriotismo viva dentro de cada uno de nosotros", asegura Vladimir Zotov, un albañil jubilado de 68 años.

Recordando el calvario de los habitantes de la ciudad ucraniana de Mariúpol, devastada durante la ofensiva rusa, Zotov opina que el coste era inevitable: "Siempre hay pérdidas en la guerra, desgracias y lágrimas".

Pero algunos habitantes de esta histórica y combativa ciudad no respaldan la intervención en Ucrania, a pesar de la represión feroz contra las voces críticas.

"No apruebo particularmente la operación porque está cobrándose muchas vidas", afirma Marina Kirianova, una estudiante de 20 años. "Pienso que había otras maneras de arreglar esta cuestión. Pero bueno, el poder ha decidido", agrega.

"Es surrealista", opina Ilia, un ingeniero de 30 años que prefiere no dar su nombre completo. Aunque se define como un "patriota", para él es absolutamente "incorrecto" atreverse a comparar la guerra contra el nazismo con el conflicto en Ucrania.

(A.Lehmann--BBZ)