Berliner Boersenzeitung - Los desplazados de Ucrania temen tener que volver a huir

EUR -
AED 3.920887
AFN 76.465468
ALL 101.859613
AMD 421.338696
ANG 1.918641
AOA 894.145378
ARS 928.032932
AUD 1.654222
AWG 1.921743
AZN 1.818657
BAM 1.956936
BBD 2.149448
BDT 116.837832
BGN 1.955801
BHD 0.40234
BIF 3050.21371
BMD 1.067635
BND 1.450863
BOB 7.372246
BRL 5.588105
BSD 1.064533
BTN 89.063456
BWP 14.713749
BYN 3.483322
BYR 20925.64275
BZD 2.145846
CAD 1.468452
CDF 2978.701043
CHF 0.971457
CLF 0.037877
CLP 1045.13936
CNY 7.724126
CNH 7.733077
COP 4155.39492
CRC 533.422178
CUC 1.067635
CUP 28.292323
CVE 110.327502
CZK 25.245269
DJF 189.570058
DKK 7.460209
DOP 62.928007
DZD 143.880566
EGP 51.777401
ERN 16.014523
ETB 60.573185
FJD 2.423213
FKP 0.857057
GBP 0.856296
GEL 2.839915
GGP 0.857057
GHS 14.318111
GIP 0.857057
GMD 72.545747
GNF 9151.441606
GTQ 8.279691
GYD 222.888358
HKD 8.359827
HNL 26.281874
HRK 7.559026
HTG 141.103903
HUF 392.803867
IDR 17263.655269
ILS 4.044633
IMP 0.857057
INR 89.17559
IQD 1394.509607
IRR 44907.39077
ISK 150.291195
JEP 0.857057
JMD 165.51842
JOD 0.756635
JPY 164.584472
KES 141.431638
KGS 95.024943
KHR 4305.560161
KMF 494.959771
KPW 960.871724
KRW 1465.574525
KWD 0.328874
KYD 0.887115
KZT 478.037533
LAK 22648.148781
LBP 95329.845417
LKR 321.486645
LRD 206.371094
LSL 20.389155
LTL 3.152448
LVL 0.645802
LYD 5.195089
MAD 10.805423
MDL 19.023044
MGA 4670.777325
MKD 61.655795
MMK 2235.529284
MNT 3683.340547
MOP 8.586485
MRU 42.358426
MUR 49.697792
MVR 16.4956
MWK 1845.297246
MXN 18.110909
MYR 5.099559
MZN 67.797822
NAD 20.306665
NGN 1239.054146
NIO 39.183299
NOK 11.722476
NPR 142.507072
NZD 1.801105
OMR 0.410979
PAB 1.064513
PEN 4.005425
PGK 4.046406
PHP 60.897661
PKR 296.343535
PLN 4.337213
PYG 7878.574045
QAR 3.886722
RON 4.974749
RSD 117.128948
RUB 100.517841
RWF 1372.215943
SAR 4.00485
SBD 9.048403
SCR 14.423255
SDG 625.634196
SEK 11.663273
SGD 1.450558
SHP 1.348903
SLE 24.392576
SLL 22387.772567
SOS 610.156962
SRD 37.127534
STD 22097.885521
SVC 9.314408
SYP 2682.464944
SZL 20.259046
THB 39.203208
TJS 11.630152
TMT 3.74206
TND 3.376899
TOP 2.555864
TRY 34.669096
TTD 7.228196
TWD 34.52784
TZS 2751.836247
UAH 42.09403
UGX 4061.300799
USD 1.067635
UYU 41.413461
UZS 13490.83234
VEF 3867563.274368
VES 38.694891
VND 27123.262962
VUV 126.751783
WST 2.99323
XAF 656.347275
XAG 0.037593
XAU 0.00045
XCD 2.885336
XDR 0.808881
XOF 656.347275
XPF 119.331742
YER 267.282166
ZAR 20.266375
ZMK 9609.993453
ZMW 26.906621
ZWL 343.777981
Los desplazados de Ucrania temen tener que volver a huir
Los desplazados de Ucrania temen tener que volver a huir

Los desplazados de Ucrania temen tener que volver a huir

Cuando dejó la zona de conflicto en el este de Ucrania, Lyudmyla Bobova nunca imaginó que casi ocho años después celebraría su 59º aniversario todavía en un alojamiento de emergencia y bajo la amenaza de un nuevo derramamiento de sangre.

Tamaño del texto:

"Nos hemos acostumbrado a vivir aquí, no tenemos elección", dice a la AFP en la puerta de la pequeña habitación que comparte con su marido discapacitado y su anciana madre.

Ahora, con el temor de una posible invasión de las tropas rusas apostadas en las fronteras ucranianas, renacen las alertas de que millones de personas pueden unirse a los ya cientos de miles que, como Lyudmyla, se vieron forzados a dejar sus casas.

Fue en el verano de 2014 cuando Bobova preparó apresuradamente dos maletas y abandonó su región natal de Lugansk, inmersa en combates entre las fuerzas ucranianas y los separatistas prorrusos.

Se dirigió a la segunda ciudad ucraniana Jarkov, la gran urbe controlada por el gobierno más cercana, en el este industrial del país mayoritariamente rusohablante.

A principios de 2015 se encontraba viviendo en una casa prefabricada instalada de urgencia para 500 personas vulnerables con financiación del gobierno alemán.

Se suponía una solución temporal pero, años después, 175 personas, incluidos 70 niños, siguen instalados en ese conjunto de cubículos blancos.

Los años pesan para esas casas: las unidades chirrían, los grifos están rotos y los calentadores de agua se averían con cada vez más frecuencia.

- "¿Adónde iremos?" -

Aunque con poca esperanza, Lyudmyla confía en que las autoridades locales encuentren una solución más duradera.

Asegura que no puede volver a su antigua casa, donde su hijo está enterrado, porque se encuentra en el volátil frente en el territorio controlado por los separatistas.

Con el nuevo aumento de tensiones, asegura que no quiere verse forzada a marchar de Jarkov, a apenas 40 kilómetros de la frontera.

"Teníamos que vivir, por eso huimos. Mi madre todavía andaba con muleta pero ahora es difícil y la salud de mi marido se ha degradado", dice. "¿Adónde iremos?"

El gobierno ucraniano cifra en 1,5 millones de personas registradas como desplazadas en el país desde la anexión rusa de Crimea y el inicio de la guerra en Dombás en 2014. Unos 135.000 viven en Jarkov.

El Consejo Noruego para Refugiados alertó que hasta dos millones de personas instaladas a ambos lados del frente pueden verse forzadas a dejar sus casas si el conflicto escala.

La activista Yevgenia Levenshtein recuerda a los cientos de desplazados que llenaban la estación de tren de Jarkov en 2014 "sin nada, familias y niños, en lágrimas, de las áreas bombardeadas".

Su asociación Fronteras Ucranianas les suministró ayuda de emergencia como productos de higiene, comida, vivienda o trabajo. Ahora vuelven a prepararse para una nueva oleada de evacuaciones, reparando minibuses, reservando combustible y comprando productos básicos.

- "Refugio" -

Algunos de los que huyeron regresaron a sus casas en las autoproclamadas "repúblicas" separatistas a pesar de los combates de baja intensidad que todavía persisten.

Los que se quedaron en Jarkov apoyan con firmeza el bando de Kiev. "Han elegido Jarkov para su nueva vida, es su refugio", dice Levenshtein.

"Están preparados, al menos por ahora, para quedarse y defenderlo. ¿Pero cómo? Es un misterio para mí", añade.

Es el caso de Olga Todorova, a la que todavía se le humedecen los ojos al recordar cómo huyó de Lugansk en tren para evitar los controles viarios de los separatistas.

En su habitación alquilada en un edificio de la era soviética en las afueras de Jarkov, la periodista de 53 años asegura que ya ha decidido qué hará en caso de un ataque ruso.

"Sé lo temible que es, los bombardeos rusos, los morteros o los misiles, pero no nos iremos", asegura.

Su pareja Sergiy Kolesnyshenko, detenido y apalizado por los separatistas, está dispuesto a unirse a las fuerzas de reserva. "¿Cuánto tiempo podemos pasarnos huyendo? Podemos huir, ¿pero para qué?", se pregunta.

(Y.Yildiz--BBZ)